EN RELACIÓN

El desafío arquitectónico fue desarrollar el potencial urbano radicado en el sitio y volcarlo a la ciudad; Integrar la forma autónoma del edificio de oficinas, con las características particulares del emplazamiento y con las condiciones climáticas de la sabana tropical.

El carácter tectónico del Ambassador Business Center se contrapone a la apariencia genérica de la torre de oficinas de cristal. En el proyecto hemos buscado adecuar los principios formales de la arquitectura moderna a las condiciones climáticas y productivas, de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. En lugar de pensar la fachada del edificio como una superficie continua, la envolvente se diseña como un espacio, en si mismo, capaz de mediar entre las condiciones climáticas del entorno y el espacio interior.

EN RELACIÓN