EN RELACIÓN

El color en “La habitación roja” de Matisse invade toda la obra, es un mantel estampado, que luego sube, se pliega y se transforma también en pared.
Lo único que rompe con la paleta es el paisaje de fondo, de color verde, opuesto e intenso.
El proyecto comparte con “La habitación roja” el mismo diálogo con su entorno así como el nombre de su autor. 3 claves fundamentales:
El Rojo, un sendero que recorre e invade el predio tejiendo el proyecto; La Corneta, amplificador y mirador de Parque Miramar; y el Parque de Gramíneas, borde difuso entre el entorno y Matisse, lugar de juego y encuentro.
El sistema constructivo es prefabricado y montado en obra seca en su amplia mayoría. Una trama metálica que estructura al proyecto en su totalidad, dándole forma y expresión. Cerramientos en chapa, policarbonato translúcido y vidrio. Por último se utilizó la madera para aportar rusticidad y calidez, tanto en el pavimento del recorrido así como en el cielorraso de La Corneta.

– HMOZ arquitectos.

EN RELACIÓN