EN RELACIÓN

Un concurso dentro de un concurso, dos arquitectos y una diseñadora compitiendo para una implantación en un sitio especifico, la posterior colaboración interdisciplinar entre las tres practicas potenciada por DJs, iluminadores, sonidistas, VJs y especialistas técnicos. Meses de producción para una intervención que permanecería por horas. Tres eventos. Un antes, comercial enmarcado por el acero, el hormigón y una tela metálica interminable. Un durante, en el que el elemento de proyecto era la luz y el sonido, materializado en una pantalla de 12 metros de ancho que respondía a estímulos constantes y una pasarela delimitada por cuerpos de luz y de sombra. Un después, de desarme para volver al funcionamiento natural de un estacionamiento genérico, que durante un instante fue marco para algo tan variable como la moda. Un ejercicio de arquitectura efímera que tensaba la disciplina hacia el diseño y la producción, donde el tiempo y el espacio juegan papeles igual de importantes.

EN RELACIÓN