EN RELACIÓN

Nace desde la inquietud, experimentación y el ojo. Puntos y segmentos son organizados para dar origen a sus signos, proponiendo que quien la lea, complete las distancias e intersticios con su imaginación.

Modelando el comportamiento físico y químico de sustancias líquidas mediante las ecuaciones de reacción-difusión, y utilizando los signos tipográficos como insumo, se expanden o contraen sus formas, dando lugar a una materialidad que fluye en el espacio y parece nunca quedarse quieta. Huesos, pelaje o follaje se hacen letra.

Sus rasgos formales se asemejan a los de algunos líquenes, que resultan de la simbiosis de tres componentes: un hongo, un alga y una levadura.

Dadas sus características, tiene potencial como tipografía variable en el plano digital. Su visualización (peso, tamaño, espaciado) es parametrizada y por lo tanto, variable en el tiempo y espacio

EN RELACIÓN